viernes, 5 de octubre de 2012

Pobres son los trapos

Fuentes allegadas a alguien que conoce a la persona que cambia el bidón del Sparkling del piso donde se encuentra la oficina de Anita, ha comentado a la redacción de CUPA las propuestas que en este momento se avalúan en un primerísimo nivel del organismo:
  • Indicadores biológicos: Medir la pobreza como resultante de determinados signos vitales, tales como, a partir de una muestra de sangre verificar la presencia de colesterol: Vg., si supera 80, no jodamos, el tipo no es pobre!
  • En la misma línea de la sugerencia anterior, hay quienes consideran que si el individuo no presenta síntomas de anemia crónica, tampoco es pobre.
  • Podoindicadores: si la persona tiene al menos un calzado, no es pobre.
  • Niveles de consumo de energía: si el individuo ingiere al menos 5000 calorías semanales, no es pobre.
  • Pinet: se determinaría el nivel de pobreza por dicho índice, por supuesto, ajustado por INdEC.
  • Traslación: si el individuo se ha trasladado alguna vez en el último año a una distancia superior a los cinco kilómetros a la redonda de su lugar de residencia, no es pobre, se infiere que hace microturismo.
  • Test de relaciones simbólicas: se somete al individuo a un test por el cual al escuchar una palabra o una frase debe señalar un objeto. Por caso, si a la palabra "carne" señala un churrasco, el tipo no es pobre. En el caso dado, si ante la palabra "carne" sólo atina a señalar su propio brazo se infiere que nunca ha visto un churrasco, luego, es pobre. Otro ejemplo: si se le dice "tracción a sangre" y señala un caballo, el tipo no es pobre. Si en cambio se señala a sí mismo, es pobre.
  • Vivienda: si vive a la intemperie, es pobre. Si arma una carpa abajo de la autopista en San Juan y 9 de Julio, hace glamping el muy cheto.
En fin, ampliaremos.

Dr. ACB

No hay comentarios.: