sábado, 7 de mayo de 2011

Vieja, es hora del antidepresivo...

Click en la imagen para leer la nota

Automedicarse es perjudicial para la salud.
En caso de ingesta accidental o sobredosificación:
CENTRO
NACIONAL DE INTOXICACIONES.
Buenos Aires - Argentina
Línea Gratuita Nacional: 0.800.333.0160
Teléfonos:
(11) 4654.6648 / (11) 4658.7777

6 comentarios:

ENSU dijo...

Te iba a poner un comentario de puta madre, pero me tengo que ir a donar semen para una chica antes que se deprima.

mamaESTApresa dijo...

ok.
me pasa igual que ENSU.

igual...
el semen es adictivo conozco gente que salio de la depresión y no para de consumirla.

Mediokilodead dijo...

Un yogur cada dí-aaaaaa, la serenísimaaaa.

ENSU dijo...

El semen produce la depresión de la erección. Y el alto... en la acción.

Lindo laburo que te garpen por decir cosas científicas sobre cosas obvias.
Al menos lo entendimos, no esos premios Nobel de las enzimitaciones de las contridinas en estado feudal, que no las entiende ni Magoya, y que por eso les dan el premio.

Si los del Nobel les dan premio a Obama y a Pérez Esquivel, y no a las Abuelas de Plaza de Mayo ni a Borges ni a Favaloro, algún pescado está podrido en Estocolmo.

Mediokilodead dijo...

Tal cual, casi estoy por cederle mi sillón de miembro de número de la redacción de este afamado medio, vea.
Un abrazo!
Dr. ACB

ENSU dijo...

Hay bloggers que se las dan de Mirtha Legrand y les comentan los comentarios a todos los salames. Mucha ética blogeril, apestan.
Me resulta más divertido y libre ser comentarista. Como prefiero ser dador de semen y no estar en la lista de espera.

Donar semen también es adictivo.
La literatura científica no describe casos de sobredosis.
Muchas pacientes reaccionan indiferentemente a la cantidad y calidad de esperma pero afirman que el tamaño del inculcador importa, y que la capacidad lúdica mejora la performance.

Yo digo que lo mejor es cuando la chica profiere monosílabos tipo: Ah, Sí, Dios, Guau.
Hay otros -no los he escuchado yo, me han contado- como: Y?, Qué?, Ya?, Puaj, que mejor no escuchar.