martes, 13 de julio de 2010

El petróleo, un recurso renovable.

En efecto, y tal como es por todos conocido, el petróleo que hoy disfrutamos en innumerable cantidad de subproductos, habríase formado a partir de la putrefacción de material biológico que precipitó al fondo de lagos, lagunas y cursos inferiores de ríos y arroyos.
Ahora, la corona británica, haciendo una concesión gratuita de la gran experiencia acumulada por sus empresas petroleras, inicia una nueva etapa en nuestra plataforma continental, muy cerquita de nuestra patagonia, ya que en los próximos meses se espera el primer gran derrame accidental de petróleo en gran escala de sud américa.
Expertos de The Parrot Shell University estiman que toneladas de pingüinos, lobos marinos, elefantes marinos, orcas, ballenas, delfines, merluza, calamar e incluso krill , gaviotas, cormoranes, entre otras especies, van a morir en las costas patagónicas formándose un depósito de masa biológica con un potencial de petrosíntesis que generaría en unos cuantos millones de años mayor cantidad de petróleo que el derramado para matarlos.
Cierra.
El tema es el agua dulce.
Pues bien, sabemos que los mayores depósitos de agua se encuentran en la patagonia, en los hielos continentales.
Ahora bien, con el calentamiento global jugando a favor nuestro, toda esa agüita va a sobrar para satisfacer la demanda requerida para la síntesis mencionada y ni siquiera vamos a tener que pagar flete, va a llegar al reservorio por simple gravedad.
La vida nos sonríe, argentinos.

Dr. Alberto Carlos Bustos
The Parrot Shell University
Maciel Island