lunes, 13 de julio de 2009

En efecto, boluda.

Siguiendo el criterio de la autora, un robo a mano armada podría titularse "Efecto inseguridad: la gente prefiere entregar sus pertenencias a los ladrones para evitar que los caguen a palos o los maten".
La gente hubiera podido gastar en una salida, arreglarse los dientes, hacerse un viajecito, comprar una pilcha, ayudar a algún familiar o amigo, regalarle algo a un ser querido, terminar el baño, lo que sea. Pero como es boluda y masoquista, opta por no usar el dinero ganado con cada microfisura de su orpi en lo que le gusta sino que prefiere ahorrar y pagar deudas. No es que la gente está con el culo en las manos porque no sabe qué va a pasar o ya se haya endeudado hasta las manos porque no le alcanza, no nada que ver: Es boluda, no más.

Dr. Alberto Carlos Bustos
The Parrot Shell University
Maciel Island

3 comentarios:

ENSUCORCEL dijo...

La historia no ocurre como dicen los libros de texto. Y en la vida desde un principio las cosas no vienen claras, ordenadas y repartidas en capítulos. No solamente no hay una historia, sino varias, tantas como protagonistas que la interpreten. Los periodistas, los sociólogos y los historiadores y los comentaristas se encargan de inventar las motivaciones filosóficas, históricas, psicológicas, económicas y sociales de acuerdo con su visión subjetiva y, sobre todo, su conveniencia ante los hechos consumados. Se suele terminar en la hibridez, o peor aún, a una completa desvirtuación de los acontecimientos históricos...

Mediokilodead dijo...

Escuchemé, por qué no avisa, así posteo lo suyo y pongo lo mío como comentario, vea.

Abrazo, Dr. ACB

ENSUCORCEL dijo...

Como decía el general:"Hagan eso y aquello. Y tráiganme a un abogado para que me justifique".
Como también decía Alhelí -la manicurista de Don Mateo-: ji ji ji ji jí.
Y usted ¿cómo la entiende?
Son años.
Donde se come no se manicurea...