jueves, 2 de julio de 2009

No se salva ni uno

1 comentario:

ENSUCORCEL dijo...

Si la vergüenza se exportara, seríamos el granero del mundo de vuelta.