sábado, 27 de diciembre de 2008

La humildad no tiene limites

la modestia, menos. LA NO NOTICIA.

1 comentario:

ENSUCORCEL dijo...

Uno puede parecer desagradecido. Pero lo cierto es que si el periodismo y la gente saben que "la boluda que emboca la jabalina de espaldas y de chanfle" apoya la enfermedad del síndrome de Curuzú Cuatiá-Bremer (con un hermano afectado) tendrá mucha más publicidad y se podrá juntar más dinero solidariamente que si el equipo del doctor Soiribáñez del Hospital de Rentorología Subcutánea investiga tres años y logra aislar el virus de las valvas locas, sin ayuda estatal.

Feliz año. Y estamos en Argentina.